Quizás pensabas, al igual que nosotros, que la única manera de obtener diamantes era de las profundidades de la tierra. Déjame decirte que hay una manera más pero en este artículo te mostraremos una manera muy poco convencional de conseguir uno y te sorprenderá.

Composición

Por si no lo sabías, un diamante se compone de rocas fundidas y metales. La característica principal de este, es que  contiene una alta concentración de carbono que ha estado sujeto a una temperatura muy elevada durante millones de años.

El cabello humano, al igual que los diamantes, está compuesto en buena medida por carbono. Dicha similitud es lo que llevó a algunos expertos a trabajar en un proyecto para transformar cabellos en estas valiosas piedras preciosas. Gracias al esfuerzo de una valiente mujer sobreviviente de cáncer de mama y una organización benéfica británica, esta historia ha dado la vuelta al mundo.

El caso de Danielle

Danielle Callaghan es una mujer de treinta años de edad que fue diagnosticada con cáncer de mama cuando se encontraba embaraza de su primer hija, Joey. La noticia llegó dos meses antes de dar a luz y trastocó su vida y sus planes rotundamente, ya que los doctores describieron su condición como manejable, no curable. Sin embargo Danielle, destacada por su carácter luchador, no se rindió tan fácilmente ante el dramático diagnóstico.

Una organización sin fines de lucro que lucha contra el cáncer de mama, le dio la oportunidad de hacer algo increíble con su cabello antes de perderlo a causa del tratamiento de quimioterapia al que sería sometida. Con tan solo un mechón de su cabello lograrían crear un precioso diamante que llevaría un mensaje al mundo entero sobre esta lucha que afecta a una de cada ocho mujeres alrededor del mundo.

El proceso

Desde 2001, un laboratorio americano ha estado trabajando para convertir las cenizas de restos humanos en gemas personalizadas, con el fin de darles a los familiares la posibilidad de mantener cerca a sus seres queridos fallecidos. No obstante, los primeros laboratorios que realizaban este proceso datan de 1950.

El proceso comienza con un mechón de cabello al cual se le extrae el carbono y se lo somete a una extremadamente elevada temperatura en ciertas condiciones especiales. Este proceso convierte el carbono en grafito con características y elementos únicos que luego será puesto en una prensa para imitar la presión que ejerce la tierra sobre las piedras preciosas.

Creando conciencia

El diamante creado con el cabello de Danielle, será exhibido durante todo el mes de concientización sobre el cáncer de mama en el Centro de Inmunología del Cáncer en Southampton y será el símbolo de la lucha de cada paciente contra esta enfermedad.

Esta es la primera vez que dicho proceso es utilizado para crear conciencia, y busca financiar las investigaciones contra el cáncer de mama de modo que este flagelo pueda ser combatido. Danielle con su historia, se volvió el rostro visible de esta campaña y anima a todos a colaborar en una subasta para que aumente el valor de este diamante que ha sido trabajado y transformado en un bellísimo collar en un famoso taller de París.