La inmortalidad ha fascinado a los humanos lo mismo que la muerte nos asusta. Para conseguir la inmortalidad, monjes japoneses practicaron la auto-momificación, mientras que alquimistas Europeos intentaron crear el elixir de la vida. Incluso durante la segunda guerra mundial, un ambicioso científico tuvo la esperanza de conseguir la juventud eterna.

Albert Magnus

Albert magnus

Albert Magnus (Alberto el Grande) vivió por 80 años durante el siglo XIII. En esa época la esperanza de vida era prácticamente de la mitad de sus años por lo que corrían rumores de su búsqueda por la inmortalidad.

Albert fue el filósofo y teólogo Alemán más grande de la edad media, y también tenía habilidades para la alquimia. No existe demasiada evidencia de que fuera realmente un alquimista, pero mucha gente puso su nombre en libros de alquimia para agregar prestigio a su persona, acreditándole de ser el descubridor del arsénico y de realizar los primeros experimentos con químicos fotosensibles. De acuerdo a la leyenda, Albert logró la transmutación del oro en base a otros materiales. Luego habría descubierto la piedra filosofal y se la habría pasado a su estudiante Thomas Aquinas.

Diane de Poitiers

Diane de Poitiers

En la Francia del 1500, una crema anti-arrugas incluía ingredientes como telarañas , gusanos, huevos de rana y aceite de escorpión. Pero la Amante del rey Enrique II eligió una manera más cara para mantenerse joven. Ella tomaba «Oro bebible» que se creía que traía consigo el poder del sol. 

En realidad, la belleza de Diane provenía de una buena genética y el alto nivel de ejercicio que realizaba a diario. Amaba cabalgar, cazar y nadar. En la corte era notoria su influencia y poder.

Cuando el rey Enrique fue gravemente herido en un torneo de justas, su lanza tenía atada el lazo de Diane en vez de el de su esposa. Esto significaba que el rey había estado peleando por el honor de Diane. Su esposa, la reina, estaba tan enfurecida que le prohibió acercarse al lecho de muerte y posteriormente al funeral.

Diane murió a la edad de 66 años, dos años después de haberse roto la pierna en un accidente a caballo. El oro bebible le provocó anemia y posiblemente debilitó sus huesos. Luego de muerta, su pelo fue examinado y se encontró oro más de 500 veces sobre los niveles normales, junto con mercurio, uno de los ingredientes del elixir.

Nicolas Flamel y su supuesta inmortalidad

Nicolas Flamel historia Inmortalidad

Nicolas Flamel vivió durante el final del siglo 14 y principios del 15 como un escolar y escriba. Se cree que dedicó su vida a la traducción de un misterioso libro de alquimia que traía la receta para crear la piedra Filosofal, que podría convertir cualquier metal en oro. Se dice que él y su esposa Perenelle alcanzaron la inmortalidad utilizando los secretos de este libro.

Sin embargo, se registra que Flamel murió en Paris en 1418 y no hay evidencia real de su participación en la alquimia. En vida la pareja era conocida por su riqueza y generosidad y realizaron increibles traducciones de jeroglíficos. Todo esto sumado en una época de supersticiones puede haber alimentado a la leyenda.

A mediados del siglo XVII todos los alquimistas soñaban en convertirse en Nicolas Flamel.

Qin Shi Huang

Qin Shi Huang

Qin Shi Huang fue el primer lider de la China unificada. También es considerado el primer monarca en utilizar el título de «Emperador» en vez de «Rey», lo que se mantuvo por mpas de 2000 años. Bajo su mandato, China construyó la Gran Muralla, un sistema de caminos y el ejército Terracota.

Luego de haber sobrevivido varios intentos de asesinato, fue su propia arrogancia lo que lo mató. Desesperado por encontrar la inmortalidad, envió a un sirviente con barcos con cientos de personas en búsqueda de la mítica isla de Penglai, hogar de los inmortales y del elixir de la vida eterna.

Mientras recorría la zona este de China, Qin Shi Huang murió. Probablemente por envenenamiento por mercurio a raiz de una «píldoras de inmortalidad» realizadas por sus alquimistas. Su tumba nunca ha sido abierta y se dice que está rodeada por un río de mercurio.

Qin Shi Huang fue el primero de varios emperadores Chinos que intentaron alcanzar la vida eterna.

Emperador Jiajing

Emperor Jiajing

El palacio imperial de la ciudad prohibida de Beijing tenía solo 100 años cuando el Emperador Jiajing tomó el poder. Se dice que Jiajing fue un gobernante cruel que llevó a China a la corrupción y al caos. En 1542, un grupo de sus concubinas hizo planes para asesinarlo por estrangulación. Fallaron y las mujeres y sus familias fueron ejecutadas mediante uno de los métodos de ejecución más crueles: La rebanada lenta o Ling Chi. El terrible suplicio de morir mientras cortan partes de tu cuerpo lentamente.

Tal vez este fue el punto de no retorno para Jiajing ya que hecho a todos del palacio, reclutó a un nuevo grupo de concubinas de 13 años y gastó exorbitantes cantidades de oro en construir un templo Taoista. Jiajing tambien comenzó a estudiar alquimia en su búsqueda por conseguir la inmortalidad.

Murió como muchos otros, envenenado por mercurio mientras trataba de crear el elixir de la vida con varios minerales raros, entre los que se encontraba una piedra de jade.

Monjes budistas Japoneses

monjes japoneses inmortalidad

Para prevenir la descomposición, un momificador normalmente remueve los órganos internos del cuerpo humano. Investigadores en la década del 60 se sorprendieron al encontrar momias intactas en la provincia de Yamagata, Japón. Sus órganos se habían empezado a secarse antes de la muerte.

Para remover las ilusiones del mundo físico y alcanzar la iluminación antes de la reencarnación, los monjes Shingon más devotos se momificaban a si mismos como un acto de salvación por la humanidad.

Un monje comería solo frutas y nueces por 3 años, luego cortezas y agujas de pino por otros 3 años. Incluso podría beber té envenenado a modo de repelente para mantener a los insectos lejos de su cuerpo una vez muriera.

Finalmente, el monje meditaba en una tumba utilizando un tubo para respirar. Cada cierto tiempo tocaba una campana, lo que era una señal de que todavía seguía vivo. Cuando la campana se detenía, los otros monjes sellaban la tumba y luego de 3 años la abrían nuevamente. Si el cuerpo no se había descompuesto se lo adoraba como a un Buda viviente. Incluso si fallaba era enterrado con honores. Durante varios siglos solo 24 monjes pudieron alcanzar el título de «Buda viviente».

En 1877, el emperador Japonés Meiji Tennō prohibió la auto-momificación y, hasta el momento, nadie se ha quejado por ello.

Alexander Bogdanov

Alexander Bogdanov Inmortalidad

Bogdanov, un físico Soviético, filósofo, activista y escritor de ciencia ficción era realmente un pensador único. Fue un oficial de alto rango durante la Revolución Rusa e inventó la tectología, precusora de la teoría de sistemas. En la foto podemos verlo jugando al ajedrez con Lenin en 1908.

En 1924, Bogdanov fundó el instituto de hematología y transfusión sanguínea, asegurando que podría lograr la vida eterna utilizando sangre humana. Hasta la hemana de Lenin lo apoyaba con el proyecto y Bogdanov terminó realizándose por lo menos 11 transfusiones. La sangre del último paciente estaba infectada con malaria y tuberculosis, o tal vez no era compatible con el tipo de sangre de Bogdanov, y por supuesto murió.

Hoy en día, algunos expertos piensan que Bogdanov puede haberse suicidado a raiz de una extraña carta que escribió antes de morir.

Isaac Newton

Newton Inmortalidad

Uno de los científicos más importantes de todos los tiempos vivió en una época donde la ciencia podía ser entrelazada con la superstición. Antes de que existiera la química como disciplina, Newton tomo parte en estudios alquímicos y ocultistas. También utilizó la ciencia y la Biblia para predecir que el mundo terminaría alrededor de 2060.

Más de una década de escritos de Newton fueron destruidos en un incendio, pero los textos que sobrevivieron sugieren que también buscaba la piedra filosofal. Dentro de su colección de libros había varios que tenían que ver con la piedra, incluso algunos eran de Nicolas Flamel.

Newton habría trabajado en secreto desde que la corona Británica persiguió a los alquimistas. Mientras trabajaba en alquimia durante la segunda mitad de su vida, sudrió una serie de ataques que incluían insomnio, pérdida de apetito y paranoia. Probablemente por envenenamiento por arsénico, mercurio o plomo.

Muchos creen que Newton tuvo éxito con varios descubrimientos alquímicos, pero que tal vez destruyó la evidencia antes de morir.

 

El Conde de St. Germain

 inmortalidad

Nadie sabe con exactitud cuando nació este hombre y algunos dicen que ni siquiera murió. Era un noble de alto rango Francés y, según sus conocidos, era bastante raro. Vendía cosméticos de mujer y tinturas y era bastante rico. Se dice que hablaba 10 idiomas, estudiaba filosofía y ciencias y que comía y dormía muy poco.

El conde desviaba las preguntas sobre su pasado y aseguraba que tenía más de 100 años. En 1779 Saint Germain viajó a Schleswig (entre Alemania y Dinamarca). Conoció al príncipe de Hesse-Kassel y aseguró tener 88 años de edad.

Al parecer, en Holanda, bajo el nombre de «conde de Surmount», amasó una gran fortuna vendiendo cremas, pócimas y preparados para combatir cualquier mal, incluso la muerte; pero las acusaciones de timador le perseguirían allá a donde fuera. Su entierro se registró en 1784, sin embargo, muchas de sus pertenencias favoritas nunca fueron encontradas.

Richard Chanfray

inmortalidad

Nacido en Lyon, Francia en 1940, Richard Chanfray le dijo al mundo que no era otro más que el inmortal Conde de Saint Germain. Hizo su anuncio en Paris en 1970 y apareció en la televisión francesa donde aparentemente convirtió plomo en Oro. De 1972 a 1981 fue el amante de Dalida, una cantante y actriz de nacionalidad francesa que vendió más de 170 millones de álbumes.

 

Chanfray desapareció en 1983 y se cree que se habría suicidado inhalando los gases del escape de su Renault 25. En 1987 Dalida también se suicidó tomando barbitúricos. Dejó una nota que decía: «La vida se ha hecho insoportable para mi… perdónenme»

Algunas leyendas urbanas dicen que el Conde de Saint Germain ha sido visto en varias ocasiones alrededor del mundo. ¿Habrá alcanzado la inmortalidad realmente?