Inicio ¡Increible! Esta mujer mantuvo por años a su amante secreto escondido en el...

Esta mujer mantuvo por años a su amante secreto escondido en el ático viviendo como un murciélago

333
1
Compartir

De vez en cuando, aparece un caso de asesinato que parece haber sido escrito para una película de Hollywood. Este es uno de ellos. El caso de Walbruga “Dolly” Oesterreich encierra desde una historia de amor secreto hasta un horrible asesinato.

La Joven Dolly Oesterreich

1

Walburga “Dolly” Oesterreich, una inmigrante alemana, creció en una granja del medio oeste y vivió la mayor parte de su vida en la pobreza. Sin embargo, todo eso cambió cuando se casó con el adinerado propietario de una fábrica, Fred Oesterreich, en la década de 1910. Fred Oesterreich hizo la mayor parte de su dinero fabricando ropa de mujer, específicamente delantales de cocina. Tenía una fábrica en  Milwaukee, y ambos vivieron allí muchos años antes de mudarse a Los Ángeles.

Fred Oesterreich, el adinerado esposo de Dolly

2

En apariencia, Fred y Dolly Oesterreich vivían una vida bastante normal. Sin embargo, detrás de escena, Fred bebía mucho y se peleaban muy a menudo. Con el tiempo, Dolly se convirtió en el estereotipo de ama de casa ideal y comenzó a buscar activamente un romance. Ella puso sus ojos en un joven de 17 años de edad, Otto Sanhuber,  reparador de máquinas de coser que trabajaba en la fábrica de Milwaukee de su marido.

Dolly encuentra un amante en la fábrica de su esposo

3

Sanhuber era alto y delgado, y rápidamente se enredó en la vida de Dolly Oesterreich.  El romance comenzó cuando Dolly llamó a la oficina de su esposo quejándose por su máquina de coser rota y Sanhuber se presentó en su casa para repararla. Dolly lo recibió en la puerta con un vestido y medias muy sexys, y a partir de ahí Sanhuber se consideró su esclavo sexual.

El joven Sanhuber

4

Ambos llevaron  la relación encontrándose en hoteles y con el tiempo en casa de Dolly mientras su esposo estaba en el trabajo. Al poco tiempo, los vecinos empezaron a sospechar y a hacer comentarios a Fred acerca de la fidelidad de su esposa. Dolly trató de mostrar la relación a sus amigos y conocidos como algo mas inocente de lo que era realmente. Les decía que Sanhuber era para ella como su medio hermano vagabundo.

Sanhuber se muda al ático de la casa de Milwaukee

5

Dolly sabía que tenía que inventar un plan inteligente para mantener a su amante cerca y oculto, y que nadie critique su conducta inmoral. Su último plan era mudar a Sanhuber al ático, y éste estaba mas que dispuesto a arrojar su vida por la borda y retirarse al polvoriento desván de los Oesterreich. El estaba obsesionado con Dolly y usó la oportunidad para desarrollar sus habilidades como escritor. Cuando la pareja decidió mudarse a Los Ángeles, Dolly se aseguró de que la nueva casa tuviera ático. Las casas con desvanes eran raras en la ciudad, pero al final encontraron una. Ella se encargó de que Sanhuber se mudara a la casa antes de que ella llegara con su esposo a California.

Dolly mantuvo a su amante aislado durante  mucho tiempo

6

El ático donde vivía Sanhuber era deprimente, según lo describe Los Ángeles Times,  solo contaba con un colchón, un orinal y una lámpara de aceite. Cuando se mudó solo trajo algo de material de escritura y lectura para mantenerse ocupado cuando no estuviera satisfaciendo los caprichos de Dolly Oesterreich.

El Nido del “hombre murciélago”

7

Además de eso, Sanhuber soñaba con escribir historias de ficción. Incluso llegó a publicar algunos trabajos usando un seudónimo en diferentes revistas. Sin embargo, Sanhuber obtuvo muy poco dinero por ello. Según cuenta Cecilia Rasmussen, escritora de Los Angeles Times, Dolly le pasaba solo centavos de su paga y, al mismo tiempo lo mantenía encerrado con candado para evitar que su esposo descubriera semejante “nido” infrahumano.

Como era de esperar, el romance entre Dolly y Sanhuber no duraría para siempre. Una tarde, los Oesterreich comenzaron una terrible discusión y Sanhuber bajó las escaleras con dos pistolas calibre 25. Se metió en una pelea con Fred Oesterreich y terminó matándolo con tres disparos. Fred se había quejado varias veces de oir ruidos raros y de que desaparecieran misteriosamente sus cigarrillos, pero nunca imaginó que se tratara de un tipo escondido en su desván.

Después de la muerte de Fred, Dolly y Sanhuber montan una escena como de robo para encubrir el asesinato. Le sacan los diamantes al reloj de Fred y Sanhuber encierra a Dolly en el armario y tira la llave. Luego vuelve al ático antes de la llegada de la policía. Durante años el asesinato no se resolvió, aunque para la policía Dolly era sumamente sospechosa solo que no podían resolver el hecho de haberla encontrado encerrada en el armario.

Dolly, después de lo ocurrido

8

Como acostumbraba conducirse, Dolly seduce a su abogado Herman Shapiro, y luego de algunos deslices, él comienza a sospechar de ella como implicada en el asesinato. En primer lugar, él descubre que ella aún poseía el reloj que había sido supuestamente robado esa noche. La policía también encontró las dos pistolas que ella le había rogado a sus vecinos que escondieran. Dolly fue puesta en prisión y el amante quedó de repente sin nadie que lo alimente.

Oesterreich convenció a su abogado que vuelva a la casa a alimentar a su amante mientras ella estaba encarcelada, y al principio como él estaba lo suficientemente enganchado con ella, lo hace. Sin embargo, al encontrar a Sanhuber y hablar con él de la extraña relación que mantenía con Dolly quedó sumamente impresionado al saber que él era la primera persona, aparte de ella,  con la que él había hablado en mas de 10 años. De inmediato desalojó al “hombre murciélago” y rompió con Oesterreich.

Sanhuber por temor a una acusación de asesinato  cambió su nombre a Walter Klein y huyó del país. En Canadá contrajo matrimonio con otra mujer. Pero al cabo de un tiempo, al viajar a Los Ángeles es capturado y enjuiciado por el asesinato de Fred Oesterreich, aunque queda libre porque había pasado demasiado tiempo y el delito proscribió. Dolly tuvo una suerte parecida y quedó libre en 1936.

Una imagen del famoso ático

9

La manera como ambos amantes quedaron libres de la condena por el asesinato de Fred Oesterreich es terrible y ambos pasaron a la historia por ser una de las parejas mas extrañas que haya existido. Es curioso como Sanhuber no parece haber hecho mucho esfuerzo por liberarse del ático y muchos lo recuerdan como el “hombre murciélago”. Dolly Oesterreich vivió el resto de su vida con un nuevo amante y murió en paz en 1961.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aqui