Este libro fue escrito durante el Renacimiento cuando la persecución de brujas estaba en pleno auge. Es el libro que usaron de referencia los inquisidores y demonólogos principales de la época para llevar a juicio a todo ciudadano que se interpusiera en su camino pero, ¿Quieres saber lo que decía allí?

Origen del Malleus Maleficarum

Este libro se publicó en Alemania en 1487, y gracias a la aparición de la imprenta, se hicieron ediciones posteriores que se extendieron por toda Europa y sirvieron de guía para los cazadores de brujas en todo el continente. Hay que destacar que dicha persecución duró más de 200 años y mucha gente inocente pereció injustamente a causa de la histeria colectiva que se generó en torno a las brujas.

El Malleus Maleficarum o también llamado “Martillo de las brujas”, fue compilado y escrito por dos monjes dominicos, Heinrich Kramer, también conocido como Heinrich Institoris, y Jacob Sprenger. Ambos fueron inquisidores que combatieron la brujería en todo el norte de Alemania. Si bien el libro cuenta con una bula papal, algunos autores aún dudan de su autenticidad y creen que Kramer pudo haber falsificado la bula para darle más legitimidad al libro.

Tanto Kramer como Sprenger fueron nombrados inquisidores con poderes especiales por la bula papal de Inocencio VIII para que investigasen los delitos de brujería y el Malleus Maleficarum es el resultado final y autorizado de esas investigaciones y estudios.

Figura de un inquisidor trabajando en un manuscrito
Figura de un inquisidor trabajando en un manuscrito.

Un poco de historia

En 1184 se funda la primera inquisición en el sur de Francia, en la región de Languedoc. Pero esta primera persecución que dependía del obispo de cada diócesis, fue reemplazada por una inquisición papal en 1231.

A pesar de que la existencia de la brujería era anterior al cristianismo, no fue hasta el año 1484 que el papa Inocencio VIII promulgó una bula, llamada Summis desiderantes affectibus, donde hizo constar la posición de la iglesia respecto al tema. A partir de allí fue que se intensificó la persecución a brujas y herejes.

Si bien el Malleus Maleficarum era el libro usado de referencia para condenar estos crímenes,  los más importantes teólogos de la Inquisición en la Facultad de Colonia condenaban el libro por recomendar procedimientos poco éticos e ilegales, y al mismo tiempo de ser inconsistente con las doctrinas sobre demonología de la Iglesia.

Algunos autores afirman que el Papa no podía saber de antemano lo que Kramer y Sprenger iban a escribir en el Malleus Maleficarum y que solo había promulgado la bula para manifestar su inquietud respecto al problema de las brujas.

¿Qué contenía el Malleus Maleficarum?

Malleus Maleficarum, uno de los primeros libros impresos en Alemania gracias a la invención de la imprenta
Malleus Maleficarum, uno de los primeros libros impresos en Alemania gracias a la invención de la imprenta.

El libro está dividido en tres partes y es más que nada una recopilación de creencias y prácticas que ya eran conocidas por todos y con varios extractos tomados de obras anteriores tales como Directorium Inquisitorum escrito en 1376,  y de  Formicarius escrito en 1435.

La Primera parte intenta mostrar que la brujería realmente existe y que es una manifestación del maligno en esta tierra y que lo hace a través de sus discípulos, los hechiceros y las brujas. La segunda parte expone las distintas formas de brujería que existe, la manera de prevenirla y como remediarla. También menciona los famosos pactos con el diablo y cópulas con éste que suelen realizar las brujas, toda información extraída de juicios inquisitoriales realizados por Sprenger y Kramer.

En la tercer y última parte habla de cómo detectar, enjuiciar y condenar brujas y hechiceros. Para esto la tortura era clave, ya que si el acusado no confesaba, después de semejante sufrimiento lo terminaría haciendo sin dudas. Otro recurso que podían usar los jueces para lograr una confesión era el engaño, o sea podían hacerle creer al enjuiciado que si confesaba recibiría misericordia o un ablandamiento de la pena, cosa que jamás ocurría.

En esta última parte también se insta a confiar en casi cualquier testimonio o acusación en contra de alguien, se tomaba al rumor como suficiente prueba para condenar a alguien, y una fuerte defensa podía hacer pensar que el defensor estaba embrujado. Menciona reglas sobre cómo prevenir que las autoridades sean embrujadas y el consuelo de que, como representantes de Dios, los investigadores estaban a salvo de todos los poderes de las brujas.

Creencias detrás del Malleus Maleficarum

Retrato de una escena en la corte durante un juicio por brujería
Retrato de una escena en la corte durante un juicio por brujería

Se persiguió a brujos, hechiceros, curanderos, parteros y médicos hasta el siglo XVII y fueron, según algunos, millones los que murieron a causa de esta interminable caza de brujas. Las enjuiciadas eran en su mayoría mujeres, y se creía que por su ingenuidad y naturaleza emocional, eran más propensas a caer en esta clase de prácticas y a ser dominadas por el demonio.

También se las acusa de ser peligrosas por su sexualidad, promiscuas, lujuriosas y de ser capaces de generar impotencia en los hombres. El libro además considera la posibilidad de que el mismísimo demonio sea el padre de los hijos de las brujas. Todo es presentado con total seriedad y aún la información dudosa es presentada como confiable.

A las brujas se las consideraba responsables de producir enfermedades en hombres y mujeres y en oportunidades se las culpaba de todos los males de la sociedad en esa época, razón que legitimaba perseguirlas y se convertiría en una verdadera tragedia.

 

Fuente:
https://www.curieuseshistoires.net/marteau-sorcieres-1486-histoire-dun-best-seller-malefique/

https://es.wikipedia.org/wiki/Malleus_maleficarum