Inicio Historia Los Vanderbilts fueron una vez la familia mas rica de América y...

Los Vanderbilts fueron una vez la familia mas rica de América y luego lo perdieron todo

80
1
Compartir

Los Vanderbilts eran una de las familias mas acaudaladas en la Edad Dorada, pero con el paso del tiempo terminaron perdiendo su fortuna y legado.

El Comodoro

La legendaria riqueza de la familia tuvo sus orígenes con Cornelius Vanderbilt. Dejó la escuela a la edad de 11 años y le pidió prestado cien dólares a su madre para comprar un barco cuatro años más tarde. En 1829 compró su propio barco de vapor que convirtió en una flota de cien barcos de vapor en la década de 1840. Algunos banqueros lo llamaron “Comodoro”, un apodo que llevaría por el resto de su vida.

Monopolio en Nueva York

Tres cuartas partes del comercio estadounidense llegaba a través del puerto de Nueva York en ese tiempo y gran parte eran en flotas de los Vanderbilt. Pero el Comodoro no se detuvo ahí, después de la guerra civil amplió el negocio familiar a la industria ferroviaria logrando alcanzar el monopolio de los trenes que entraban y salían de la ciudad.

William The Blatherskite

Cornelio no tenía una relación muy buena con sus dos hijos, a menudo llamaba al mayor William Henry Vanderbilt “cabeza dura” y “máquina de decir estupideces”. William heredó la mayor parte de la riqueza de su padre cuando éste murió en 1877, alrededor de cien millones de dólares.

Problemas de herencia

Cornelio dejó a sus ocho hijas menos de un millón a cada una y a su hijo menor una suma aún mas baja. La voluntad del Comodoro fue causa de disputas en la familia y fue llevada a juicio. El juicio duró mas de un año pero William salió victorioso y a los nueve años de heredada la fortuna de su padre, la duplicó.

La tercera generación

Cuando William Henry murió en 1899, comenzó la decadencia del imperio. La fortuna fue legada a sus hijos Cornelio Vanderbilt II (cuya casa se representa en la imagen, Calle Oeste 57, NYC) y Guillermo Kissam Vanderbilt.

Status Social

William Kissam Vanderbilt se casó con Eva Erskine Smith quien conquistó a la alta sociedad neoyorkina con las numerosas y elaboradas fiestas que ofrecía. En 1883, brindó un vals multitudinario que finalmente los ubicaría en lo mas alto de la jerarquía de Nueva York de la Edad Dorada. Esa noche, cada huésped femenino fue a casa con una pieza de joyería de Tiffany.

Un estilo de vida pródigo

Los nietos no tenían la misma visión de su abuelo y en lugar de expandir el ferrocarril oeste, la familia comenzó a gastar cada vez más dinero en lujosos palacios y fiestas. Alice Vanderbilt ,por su parte, construyó Los Breakers en Newport, Rhode Island por siete millones de dólares.

Coleccionando Mansiones

 

Los Vanderbilts llegaron a poseer diez mansiones en la Quinta Avenida en Manhattan. Entre 1889 y 1895 George Washington Vanderbilt II utilizó una porción sustancial de su herencia para construir la finca de Biltmore en Asheville, Carolina del Norte.

La Fortuna se diluye

En la década de 1920 los nuevos impuestos federales estaban quedándose con una porción sustancial de la riqueza de los Vanderbilt. La mansión ubicada en la Calle Oeste 57 fue derribada. Otras propiedades familiares fueron vendidas durante La Depresión por una fracción de lo que costaron construir. Solo una de sus mansiones de Nueva York sobrevivió.

Los Vanderbilt hoy

Con los años, la fortuna Vanderbilt se dispersó entre más herederos y la industria del transporte que les trajo tal riqueza, cambió dramáticamente. El tataranieto de Cornelius y reportero de CNN, Anderson Cooper, le dijo al mundo en el programa de radio de Howard Stern: “Mi mamá me dejó claro que no hay fondos fiduciarios”.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aqui