Inicio Historia La Masacre de Rock Springs

La Masacre de Rock Springs

66
0
Compartir

El 2 de septiembre de 1885, se desencadenó una revuelta en el oeste de Estados Unidos entre trabajadores de una mina de carbón que terminó en la muerte de 28 trabajadores chinos y cientos de heridos. Algunos apuntaban a que los motivos habían sido raciales y otros, afirmaban que el verdadero motivo era salarial.

Ataque a mineros chinos en Wyoming, año 1885.
Ataque a mineros chinos en Wyoming, 1885.

Comienza la emigración China

Aunque había habitantes chinos viviendo en Estados Unidos desde 1849 – plena fiebre del oro- los conflictos no estallaron hasta 20 años después. La mayoría de ellos había venido solo, sin su familia, y su propósito principal era el de hacer dinero ya que en ese momento China se encontraba sumida en una profunda pobreza a causa de tantas guerras.

En Wyoming, los mineros chinos podían ganar hasta diez veces más que en China, y si eran buenos administradores, en unos pocos años, podían ganar lo suficiente como para retornar a su país y vivir tranquilos por el resto de sus vidas. Estados Unidos los recibió con los brazos abiertos y pronto se encontraron trabajando junto a los blancos en trabajos que iban desde la agricultura hasta la fabricación de cigarros.

Inmigrantes chinos dirigiéndose a Estados Unidos, en el barco a vapor Alaska, 1876.
Inmigrantes chinos dirigiéndose a Estados Unidos, en el barco a vapor Alaska, 1876.

Los problemas laborales

Al encontrarse solos, sin sus familias, vivían ocho o nueve personas en una habitación, esto les permitía ahorrar en alquiler y aceptar trabajos por menos dinero. De ese modo comenzaron, según algunos, a arrebatarles trabajos a los habitantes blancos del lugar. En 1870, el descontento de los trabajadores en San Francisco se hizo sentir y les dejaron bien en claro a los mineros chinos que no eran bienvenidos en la comunidad.

En Arizona y en Nevada también hubo actos de violencia pero aun así continuaron llegando inmigrantes chinos al país.

Huelgas en las minas de carbón

Los trenes en ese tiempo funcionaban con carbón, y la Unión del Pacífico era la principal proveedora de éste ya que contaba con varias minas en la zona, entre ellas, Rock Springs.

Cuando la minera se encontró con problemas financieros, decidió recortar gastos reduciendo los salarios de sus empleadores. Otras de las medidas fue obligar a los trabajadores a comprar alimentos y ropa solo en las tiendas de la empresa, donde los precios eran bastante elevados. Todo esto no hizo más que provocar huelgas en contra de estas medidas arbitrarias puesto que afectaban cada vez más a la economía de cientos de familias.

Después de una huelga en 1871, la minera decidió despedir a los agitadores y tomó a mineros escandinavos dispuestos a trabajar por menos dinero y a respetar las reglas de la empresa. En 1875 hubo una nueva huelga, ésta vez llevada a cabo por los nuevos obreros, así que la compañía trajo a mineros chinos listos para reemplazarlos.

Invasión de obreros chinos

La minera comenzó a funcionar nuevamente con 150 chinos y solo 50 blancos. Para 1885, la empresa  en Rock Springs, contaba con 600 chinos y 300 blancos. Como los chinos estaban dispuestos a trabajar por menos dinero, esto hacía que el salario de todos se mantuviera bajo. Esto para la compañía era perfecto, pero a los mineros blancos les afectaba porque tenían familias que mantener. Así que los obreros blancos se reunieron y crearon una organización para defender sus derechos llamada “Los Caballeros del Trabajo”.

Después de otra huelga en 1884, los gerentes en Rock Springs recibieron la orden de contratar solo chinos. En el verano de 1885, hubo amenazas y palizas contra habitantes chinos en varias ciudades ferroviarias. Carteles amenazantes aparecieron en los pueblos advirtiendo a los chinos que abandonaran el lugar o iba a haber consecuencias, pero los directivos de la empresa ignoraron todo esto por completo.

Comienzan los desmanes

Mina número 2, Rock Spring, Wyoming.
Mina número 2, Rock Springs, Wyoming.

El 2 de septiembre de 1885 explotó el conflicto en la mina número seis de Rock Springs. Hubo un par de empleados chinos muertos pero todo no quedó ahí. Algunos trabajadores del sindicato quisieron calmar los ánimos pero otros, cansados de la situación, quisieron continuar con la violencia. A esto se sumaron trabajadores de otras minas.

Todos los chinos vivían en el mismo lugar, en una zona denominada “Chinatown”. Era día de descanso por eso la mayoría se encontraba allí y no sabían de lo ocurrido en la mina número seis. A la madrugada, entre 100 y 150 hombres blancos armados, rodearon la zona. Algunos chinos fueron asesinados en la mina número tres y otros en la calle.

Otros se dirigieron a ChinaTown y prendieron fuego las casas. Los chinos que pudieron huir esa noche, se dirigieron a las montañas pero muchos murieron allí a causa  del frío o de sus heridas. Algunos pidieron ayuda a los jefes de la compañía y estos los enviaron en el próximo tren fuera de la ciudad.

El gran engaño

En la vecina localidad, le pidieron al gobernador a cargo, que les dieran tickets para abandonar la zona y les pagaran sus dos sueldos adeudados para marcharse definitivamente. Éste lavándose las manos, les dijo que ese no era asunto suyo y los convenció de subir al tren que los llevaría a San Francisco, lejos de Rock Springs. Lo que ellos no imaginaron, es que dicho tren, los llevaría de regreso al lugar del cual venían. Fueron llevados engañados al lugar del conflicto y obligados a retomar sus lugares de trabajo en la mina.

En total 28 chinos murieron, 15 resultaron heridos y 79 chozas en el barrio chino fueron saqueadas e incendiadas. El congreso fue presionado por el presidente y diplomáticos chinos de Nueva York y San Francisco para reembolsar los daños causados a la comunidad asiática. No obstante, lo más sorprendente fue, que no se presentaron cargos aunque los hechos fueron cometidos a plena luz del día y a vista de todos.

Dejar una respuesta

Ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aqui