Inicio Ciencia Estos son los parásitos más repugnantes que pueden infectar tu cuerpo

Estos son los parásitos más repugnantes que pueden infectar tu cuerpo

36
0
Compartir

Nos da escalofríos el tan solo pensar qué podrían hacerle los parásitos al cuerpo humano – y estas seis criaturas grotescas y fascinantes lo explican.

La idea de parásitos en los seres humanos se presta para pesadillas  – y mucho peor para aquellos cuya idea se ha convertido en una realidad. Aquí está todo lo que necesitan saber sobre los parásitos más espantosos de todos:

Queratitis por Acanthamoeba

Ojo infectado por queratitis por Acanthamoeba causando derretimiento de la córnea.

Esta extraña condición ocurre cuando la córnea – capa exterior y transparente del ojo – se infecta a causa de una ameba. Este diminuto invasor puede causar ceguera al dejar una cicatriz permanente o al derretir la córnea.

Desafortunadamente, los síntomas son similares a los de una simple infección ocular: visión borrosa, enrojecimiento y sensibilidad a la luz. El portador podría sentir que tuviera algo en la superficie del ojo.

La infección se presenta con mayor frecuencia en las personas que usan lentes de contacto ya que la ameba puede sobrevivir en el pequeño espacio entre el ojo y el lente. Usar lentes de contactos al momento de ducharse incrementa el riesgo de infección.

 Tórsalo (Dermatobia hominis)

Los tórsalos causan miasis, una infección realmente alarmante en la cual las larvas nacen en los tejidos humanos. Aunque es una infección muy extraña en los Estados Unidos, la miasis es muy común en Sudamérica y África.

La infección ocurre de esta manera: primero, los tórsalos fijan sus huevos en los mosquitos. Luego, cuando los mosquitos pican a algún turista desprevenido, los huevos nacen instantáneamente y las larvas entran en la piel a través de la picadura.

Sin embargo, en ocasiones las larvas lo hacen de la manera más fácil y simple: escarban en la carne humana. Pequeñas púas de sus cuerpos se aferran en el huésped para así asegurar su sostenimiento. A medida que la larva crece, un bulto se desarrolla en la piel del individuo. El huésped incluso puede alcanzar a ver la larva tratando de liberarse debajo de la piel.

Antes de que entren en pánico, es importante que sepan que las larvas son sorprendentemente fáciles de remover. Un médico profesional puede aplicar una sustancia espesa como jalea de petróleo en el agujero de la piel por donde la larva respira. El intruso se asfixia y seguidamente el médico puede remover el cuerpo con pequeñas pinzas.

Elefantiasis (Lymphatic filariasis)

  La elefantiasis ocurre cuando los mosquitos transmiten filariasis al huésped. La lombriz puede vivir hasta 8 años y producir millones de larvas que viajan en el sistema circulatorio del huésped.

Estos parásitos causan daños severos en el sistema linfático y producen como resultado grandes desfiguraciones: las extremidades del huésped se acrecientan y su piel se estira, causando incapacidad permanente. Más allá del daño físico, los parásitos pueden causar incluso traumas emocionales. Muchos pacientes de elefantiasis normalmente sufren de discriminación social y de exclusión debido a  su condición.

Mil millones de personas, la gran mayoría de África, sufren de algún tipo de filariasis linfático y requieren quimioterapia para prevenir que el parásito se extienda.

4)    Lombriz de Guinea (Dracunculiasis)

  La lombriz de Guinea entra en el cuerpo humano cuando una persona bebe agua infestada con pulgas espinosas, las cuales producen la lombriz de Guinea.

Al principio, a medida que la lombriz migra desde las paredes intestinales hacia los tejidos de los órganos, no hay síntomas de la infección. Al cabo de un año, la lombriz crea una burbuja debajo de la piel, frecuentemente en el pie o en la parte baja de la pierna. Luego, durante algunas semanas, la lombriz sale de la piel. Si la lombriz hembra tiene contacto con el agua, libera sus larvas y comienza de nuevo el ciclo de vida.

Afortunadamente, la lombriz de Guinea ha sido erradicada en su mayoría gracias a las mejoras en las filtraciones de agua potable. En 1986, la Organización Mundial de la Salud reportó 3.5 millones de casos de lombriz de Guinea. En el año 2013, el número se redujo a 39.

5)    Duela hepática (Fasciola and Clonorchis sinensis)

  Los platelmintos entran en el cuerpo humano a través del agua contaminada o de flores de agua dulce, como el berro. El parásito migra desde el intestino a través de la cavidad abdominal hacia el hígado, en donde se aferra al conducto biliar del huésped.

Seguidamente, el huésped sufre de ictericia, infecciones en el hígado y de dolores severos – solo por un tiempo. Sin embargo, la lombriz puede vivir hasta 20 y 30 años.

6)    Anquilostoma (Ancylostoma duodenale and Necator americanus)

  Los anquilostomas son sanguijuelas insaciables que pueden causar inflamación intestinal y anemia severa por la succión de las paredes intestinales del huésped.

Lo que es aún peor es la manera cómo estos parásitos entran en el huésped. Según el parasitólogo Normal Stoll, estas “silenciosas y traicioneras” criaturas por lo general infectan a las personas que caminan descalzas en materia fecal contaminada. La larva penetra en la piel del pie, y luego migra a través de los pulmones hacia la tráquea, donde el huésped los traga. Una vez que pasan por el sistema digestivo, la larva madura y se convierte en una lombriz adulta. Luego, las lombrices se aparean en el intestino.

Los anquilostomas hembras pueden tener hasta 30.000 huevos por día. Debido a que toma entre cinco y siete semanas para que la lombriz crezca, un diagnóstico temprano puede ser difícil de realizar ya que no se pueden encontrar los huevos en las heces del paciente.

Dejar una respuesta

Ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aqui