Inicio ¡Increible! Estas hazañas para cruzar el muro de Berlín te sorprenderán

Estas hazañas para cruzar el muro de Berlín te sorprenderán

10
0
Compartir

Treinta años pasaron desde la caída del muro de Berlín, erigido el 12 de agosto de 1961 para separar el este de la ciudad alemana, del oeste. Treinta años durante los cuales solo existieron algunos puntos estrictamente vigilados para el pasaje de los ciudadanos de un lado al otro. Sin embargo, algunos no entendieron lo que significó ese 9 de noviembre de 1989, pero hoy, el museo Mauer, situado a pocos metros del famoso punto de control Charlie nos recuerda el ingenio de muchos que intentaron pasar de un lado al otro.

Digno de Copperfield

Un francés del oeste del muro perdidamente enamorado de una alemana que se encontraba en el este, hizo un verdadero truco de magia para pasar al otro lado, que hasta los ilusionistas se sorprenderían de su pericia. Él habría podido contentarse con conseguir una valija tamaño XXL y colocar a su novia allí, rogando que el objeto no despertara la sospecha de nadie; en lugar de eso, consiguió dos valijas tamaño estándar y colocó a su novia en ambas haciendo previamente unos cortes en un costado de manera de conectar ambas. Luego se las arregló para colocar cuidadosamente una valija al lado de la otra en el compartimento de equipajes del tren.

No fue el viaje más cómodo que del mundo para la joven alemana que tuvo que viajar con las piernas y los brazos plegados durante horas, pero con ese truco pudieron evadir los controles y permanecer juntos.

Un capot muy particular

Otros vieron las cosas en grande, como  Kurt Wordel que hizo pasar no menos de 55 personas al oeste entre 1964 y 1966. Como estaban acostumbrados a que los soldados revisaran el baúl siempre, éstos decidieron acondicionar la parte delantera del auto, allí donde va el motor. Eran tres Volkswagen 1200 acondicionados para la ocasión. Por los bellos ojos de una mujer, una vez más… un hombre, en esta ocasión un suizo, decidió sustituir el gran tanque de nafta por uno más pequeño para liberar espacio y allí colocar a su novia que tuvo que aguantar durante el viaje el penetrante olor del combustible.

Había que aprovechar desde luego, cada espacio del vehículo así que un americano también modificó su Cadillac para trasladar fugitivos, pero éste usó el espacio entre el tablero y el motor y así logró trasladar a 10 personas de un lado a otro en la Alemania dividida.

El hábito no hace al monje

Se dice que no hay que confiar en las apariencias. En este caso, hubo algunos oficiales alemanes que se hicieron confeccionar los mismos uniformes que los soldados rusos. Para esto, contrataron a una costurera de Berlín del este que logró reproducirlos de manera idéntica, sin que nadie se percatara de la imitación. Los centinelas del este concentrados en cuidar su punto de control, solo saludaban a sus colegas y no verificaban sus papeles, era tal la semejanza que no despertaban la mínima sospecha.

Una tirolesa un tanto riesgosa

En 1965 un padre de familia, habitante de la parte este de la ciudad, decide arriesgarlo todo y atravesar la frontera que separa la capital con su esposa y su hijo.

Los tres miembros de la familia dejaron que los encierren en un edificio administrativo ubicado a pocos metros del muro de Berlín ya que tenían un plan de escape que llevarían a cabo con la ayuda de unos amigos del lado oeste. Esperaron pacientemente hasta el anochecer y luego lanzaron un martillo envuelto en trapos al otro lado del muro y atado al extremo de una cuerda, para que sus cómplices lo sujetaran. Afortunadamente, con la ayuda de un arnés, lograron escaparse los tres, pero el riesgo de que los atraparan fue muy grande.

El Muro de Berlín hoy

MauerParck, literalmente “el parque del muro”, es actualmente un lugar muy concurrido de la capital alemana donde se realizan a veces manifestaciones y generalmente los domingos se organiza un mercado de pulgas que atrae a cientos de turistas. También hay músicos, cantantes y payasos que se acercan para crear un ambiente entretenido. Pero sin duda el show central es un karaoke donde cualquiera puede participar si es lo suficientemente valiente y se atreve a cantar delante de una multitud de desconocidos que observan.

Dejar una respuesta

Ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aqui