En el borde superior del círculo polar ártico, se encuentra Salejard, capital de la región de Yamal Nenets, en Rusia. Allí podemos encontrar los restos del «Tren de la muerte», también conocido como el «Camino de la muerte«. Este tramo de vías ferroviarias de más de 1300 km estaba destinado a ser parte de el ferrocarril Transpolar de Iosif Stalin, un mega-proyecto que planeaba unir las partes occidentales y orientales de Siberia.

Sin embargo, el ferrocarril nunca fue terminado y miles de trabajadores perdieron sus vidas al ser forzados para trabajar en el proyecto.

El Tren de la muerte de Stalin

el tren de la muerte

Casi todos los obreros eran reclutados de los gulags soviéticos, campos de concentración a donde eran enviados los prisioneros por delitos políticos, a pesar de que también albergaban  a criminales de todo tipo. En aquella época, un delito político podía significar cualquier cosa. Desde hechos ínfimos como llegar tarde al trabajo, escribir opiniones o expresarse en contra del partido, hasta otros no tan pequeños como intentar fugarse del país, entre otros. Estas personas eran marcadas como enemigos del pueblo y eran enviados a los campos de concentración por años, donde sufrían del hambre, el frío y torturas abominables.

camino de la muerte de stalin

La idea original era transportar materiales desde fábricas de siberia hacia el puerto de Salejard, donde pasaba un río. Pero descubrieron que las aguas no eran lo suficientemente profundas como para que pasen los buques de carga, por lo que construyeron un puerto en Igarka, sobre el río Yesinev y tomaron la desición de conectar Igarka a Salegard mediante un tren que luego podría enlazarse al Ferrocarril transiberiano.

salekhardigarka-railway-126

Sin embargo, además de cumplir con los planes de Stalin, no había ninguna urgencia o necesidad real que fundamente la construcción de dicha vía férrea. La mayoría de las fábricas Siberianas ya eran satisfactoriamente atendidas por las líneas existentes, y además la zona carecía de suficiente población.

salekhardigarka-railway-12

La construcción de la monumental obra comenzó en 1947, poco después del fin de la Segunda Guerra Mundial. Los campos de concentración le proveían mano de obra barata, y en esa época, los campos estaban llenos de prisioneros alemanes y de opositores a las políticas Soviéticas. Se cree que fueron esclavizados entre 80.000 y 120.000 personas para la construcción de la vía férrea, aunque las cifras pueden llegar a los 300000, dependiendo de las fuentes. De allí el nombre que se le dio a principios de los años 50: El tren de la muerte de Stalin.

tren de la muerte de stalin

Como ocurría normalmente en cualquier campo de concentración, las condiciones laborales eran terribles. Las temperaturas podían caer a -60°C en invierno. Mientras que en verano los parásitos y mosquitos esparcían las enfermedades, trayendo muerte y calamidades a los prisioneros. Los golpes y los latigazos estaban a la orden del día y solo los más fuertes lograban sobrevivir.

salekhardigarka-railway-32

Los desafíos técnicos para construir la línea sobre el permafrost (una capa del suelo que se encuentra permanentemente congelada) nunca pudieron ser superados en su totalidad. La escasez de materiales, la falta de maquinaria y una mano de obra especializada, hicieron mella en las vías y los puentes que no duraron mucho. El agua arrasó los terraplenes y los pantanos acabaron tragándose algunas partes de la vía férrea.

tren de la muerte 2

Tras la muerte de Stalin en 1953, la construcción se detuvo. Hasta ese entonces se habían logrado completar 698 km de vía con un costo estimado de 42.000.000.000 de rublos (Al día de hoy serían cerca de 100 mil millones de dólares)

salekhardigarka-railway-52

Si bien nunca sabremos realmente cuantas personas murieron en el tren de la muerte, se estima que aproximadamente un tercio del total de los prisioneros utilizados para la construcción de la vía férrea murieron en el transcurso de los 6 años que duró el proyecto.

salekhardigarka-railway-146

salekhardigarka-railway-72 salekhardigarka-railway-92 salekhardigarka-railway-102

A partir del 2010, una sección de las vías (aproximadamente 220 km) fue reconstruida para trasladar níquel y petróleo. La línea se llama ahora «La Ruta del Norte» y fue reabierta en el año 2015, pero la mayoría de los pobladores la sigue llamando por lo que realmente es: El tren de la muerte de Stalin.