Inicio Animales Black Shuck, el infernal sabueso que presagiaba la muerte

Black Shuck, el infernal sabueso que presagiaba la muerte

El Black Shuck, una leyenda de Inglaterra que traspasó los siglos aterrando a todos sus pobladores

4
0
Compartir

Los habitantes de Bungay, Inglaterra, conocían muy bien de que se trataba este terrorífico animal. Una leyenda de 1577 cuenta que un Black Shuck derribó las puertas de la iglesia de Bungay en medio de un relámpago. Como si fuera poco, luego mató a dos clérigos mientras oraban arrodillados durante la tormenta.

La fantasmagórica aparición viajó doce millas hasta la iglesia de Blythbourg, donde según cuentan, mató a dos personas mas.

El Origen del mito del Black Shuck

El primer texto escrito conocido que describe al Black Shuck en Inglaterra se remonta a 1127 en la ciudad de Peterborough. Inmediatamente después de la llegada de Abbot Henry de Poitou a la abadía de Peterborough hubo un gran alboroto:

” Era domingo cuando estaban cantando Exurge Quare. Varias personas escucharon a un gran número de cazadores cazando. Los cazadores iban de negro, eran de gran tamaño e infundían miedo montados en su caballos negros y acompañados de cabras y perros del mismo color. Esto se vio en el parque de ciervos de la ciudad de Peterborough y en todos los bosques que se extienden desde esa misma ciudad hasta Stamford. Durante la noche, los mojes los oyeron pasar y tocar sus cuernos.”

Historia del Black Shuck

Varios testigos dijeron que alrededor de 20 o 30 de estos seres infernales permanecieron en el área durante la cuaresma hasta Pascuas.

Los eventos de 1127 son conocidos como la ”caza salvaje.” No es solo un fenómeno inglés, las historias del centro, oeste y norte de Europa relatan fuertes cacerías salvajes en tierras indómitas y ayudan a explicar los fundamentos mitológicos del Black Shuck.

Las culturas del norte asociaron las cacerías salvajes con el cambio de las estaciones desde el otoño hasta el invierno. Esto fue así probablemente porque fuertes vientos fríos llegaron sobre el paisaje y obligaron a las personas a entrar. Cualquiera que no entrara dentro de sus casas podía morir congelado.

Como la idea de los fuertes vientos no lograba su cometido, las personas mitificaban su entorno como una forma de advertir a los pobladores a que permanecieran dentro de sus casas. Es así como la historia de los perros rabiosos conseguía mantener aterrados a todos y a salvo.

St Marys, Bungay

El sonido estruendoso de los fuertes vientos que provenían del mar llegaban a docenas de áreas de Inglaterra. En ellas se conocían diferentes historias de sabuesos negros infernales incluidas Suffolk, Norfolk, Cambridge, Lancashire, Yorkshire, entre otras.

El aspecto del Black Shuck

El Black Shuck era descrito como un perro de gran tamaño con un pelaje negro y tupido. Algunos llegaron a decir que tenía el tamaño de un caballo y siempre aparecía con espuma en la boca, como si estuviese ansioso por su próxima víctima. Pero sin duda, lo mas aterrador, eran sus ojos rojos y grandes como platos.

Además, siempre se decía que estos perros aparecían repentinamente, de nada, y así del mismo modo desaparecían. Si veían a uno, se creía que era un espíritu protector, una especie de guardián de la familia. Otras veces, un anunciador de la muerte. No es de extrañar que muchos temieran a su aparición.

En la historia mas famosa de un avistamiento de Black Shuck, el reverendo Abraham Fleming de Bungay (Suffolk hoy en día), escribió un aterrador relato sobre el ataque de un perro infernal en la iglesia en 1577 en su ensayo ”Un Trueno extraño y terrible”.

Puerta de la iglesia de la Santa Trinidad

Uno de los relatos mas recientes de avistamiento de Black Shuck fue alrededor del año 1905. Cuenta que un hombre vio el momento exacto en que dicho perro se convirtió en burro y desapareció unos segundos después. Un niño de diez años escribió en el año 1974 sobre un encuentro que tuvo cuando tenía seis años de edad. Dijo haber visto un animal de color negro y ojos amarillos galopando hacia él durante la noche. Después de gritar por ayuda a su madre, ella le dijo que se trataba solo de las luces de un auto reflejadas en su ventana. El niño mas tarde, al leer una historia sobre una casa encantada en su condado donde era visto un perro negro gigante, quedó convencido de que aquello que vio esa noche se trataba efectivamente de la misma aparición.

La Explicación detrás del mito

Se cree que los avistamientos de perros feroces u otras criaturas infernales son a menudo fenómenos meteorológicos. Dichos avistamientos en Bungay se atribuyeron a tormentas eléctricas masivas que causaron el colapso de algunos edificios. Los rayos pueden quemar estructuras de madera o al menos hacer que se desprendan algunas piedras de las paredes de una iglesia, lo que podría verse como la obra del diablo.

En 1577 en Blythburg, fue visto un Black Shuck durante una tormenta cuando el campanario de la iglesia de la Santísima Trinidad se derrumbó. También quedaron unas marcas de quemadura en la puerta norte que persisten hasta el día de hoy. En lugar de ver el acontecimiento como una simple tormenta, algunos vieron el derrumbe en la iglesia y la muerte de las dos personas como obra del demonio.

Iglesia de la Santa Trinidad, Blythburg

Se cree que los avistamientos de Black Shuck y de la obra del diablo en la iglesia de Blythburg, se fijaron en la mente de la gente a causa de la Reforma que se extendió por Europa en ese momento. Se le atribuye a la iglesia católica el hecho de haber asustado a las personas con estos eventos para evitar que se fueran tras el nuevo movimiento religioso.

Además, se cree que estas historias de perros infernales eran usadas para enseñar lecciones. Los padres a menudo utilizaban estas historias para alejar a los hijos de algún sector de la propiedad o de ciertos animales.

Desenterrando a un verdadero Black Shuck

Las noticias de un esqueleto de perro gigante desenterrado cerca de una abadía en Leiston, al sur de Bungay en 2013, dieron vida nuevamente a la leyenda del Black Shuck. Sin embargo los expertos creen que fue un gran danés, una de las razas de perros de mayor tamaño.

Faro en una calle de Bungay

Los perros lobos irlandeses, San Bernardo, Mastiffs, Terranova, y los Grandes Pirineos son solo algunos de los perros que crecen a tamaños enormes, lo suficientemente grandes para inspirar mitos aterradores sobre sabuesos del tamaño de caballos que sobreviven durante siglos.

Dejar una respuesta

Ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aqui